Extrañas señales de radio emanan del centro de la Galaxia, y los astrónomos no pueden entender qué las está emitiendo. Se reciben y dejan de recibir en un ciclo aleatorio y su fuente, aparentemente, debe ser diferente a cualquier cosa que hayamos visto antes. Esto podría sugerir un objeto estelar hasta ahora desconocido.

La fuente de esta radiación ha sido apodada «el objeto de Andy» en honor a Ziteng Wang en la Universidad de Sydney en Australia, quien es más conocido con el nombre de Andy y descubrió por primera vez las ondas de radio. Wang es autor principal del nuevo estudio publicado en The Astrophysical Journal y estudiante de doctorado en la Escuela de Física de la Universidad de Sydney. Él y sus colegas detectaron las emisiones seis veces en 2020 utilizando el radiotelescopio Australian Square Kilometer Array Pathfinder. Hicieron más observaciones con el radiotelescopio MeerKAT en Sudáfrica.

El radiointerferómetro Australian Square Kilometer Array Pathfinder (Australia) consiste en un arreglo de 36 antenas, de 12 metros de diámetro de disco cada una, funcionando como un solo instrumento de tamaño equivalente a la extensión del arreglo (kilómetros). Image Credit: CSIRO.

Se detectan señales, pero no se ve nada

Los investigadores encontraron que el objeto se encendía ocasionalmente durante unas pocas semanas, pero se mantenía apagado la mayor parte del tiempo. Cuando finalmente se encendió de nuevo en febrero de este año, varios meses después de la detección inicial, apuntaron algunos de los telescopios ópticos más potentes que tenemos y no vieron nada. «Hemos mirado todas las demás longitudes de onda que podemos, desde el infrarrojo hasta el óptico y los rayos X, y no vemos nada, por lo que no parece ser coherente con ningún tipo de estrella que entendamos«, dice. David Kaplan de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, quien formó parte del equipo de investigación.

El hecho de que no fuera visible en ninguna otra longitud de onda descartó varias explicaciones posibles para este objeto, incluidas las estrellas normales y los magnetares, que son estrellas de neutrones con potentes campos magnéticos.

Cualquiera cosa que sea el objeto de Andy, la polarización de las ondas de radio que provienen de él indica que probablemente tiene un fuerte campo magnético. «La propiedad más extraña de esta nueva señal es que tiene una polarización muy alta. Esto significa que su luz oscila en una sola dirección, pero esa dirección gira con el tiempo«, dijo Ziteng Wang en un comunicado de prensa.

Durante los destellos, su brillo varió hasta en un factor de 100, y esos destellos se desvanecieron extraordinariamente rápido, tan rápido como unas pocas horas, lo que sugiere que el objeto es pequeño.

Pero ningún cuerpo astronómico que conozcamos se ajusta a todos esos extraños rasgos. “Es un objeto interesante que ha confundido cualquier intento que tengamos de explicarlo”, dice Kaplan. «Podría resultar ser parte de alguna clasificación conocida de objetos, solo un ejemplo extraño, pero eso ampliará los límites de cómo entendemos que se comporta esa clasificación«.

Referencia de la revista: The Astrophysical Journal , DOI: 10.3847 / 1538-4357 / ac2360