Comparte esta publicación

SpaceX realizó otro vuelo de prueba a gran altitud de su prototipo de nave espacial Starship el martes, el cuarto de estos hasta ahora, después de un retraso de 24 horas. Como todas las pruebas de vuelo anteriores de la compañía privada de vuelos espaciales, este despegó de las instalaciones donde se hace el desarrollo del estos prototipos en Boca Chica, Texas, una ubicación recientemente rebautizada como ‘Starbase’ por el CEO de SpaceX, Elon Musk. Desafortunadamente, las cosas no salieron muy bien para SpaceX: el prototipo SN11 se perdió durante su descenso final. Los informes de la escena sugieren que hubo una gran explosión que esparció escombros de la nave alrededor del lugar de aterrizaje.

Una vista de SN11 durante su vuelo el 30 de marzo de 2021. (Crédito de la imagen: SpaceX)

En este punto del programa, el objetivo de SpaceX es volar Starship a una gran altitud de 10 kilómetros, antes de ejecutar una maniobra de ‘belly flop’ y luego traerla de regreso a la Tierra con un descenso controlado y en vertical, seguido de un aterrizaje suave sobre sus pies. Hasta hoy, SpaceX ha progresado hacia ese objetivo, con los dos primeros intentos explotando debido a un impacto fuerte tras un aterrizaje desafortunado, y el tercero aterrizando verticalmente, pero explotando también poco cerca de 10 minutos después.

A casi seis minutos de vuelo, las cámaras de transmisión de SpaceX se cortaron. “Parece que hemos tenido otra prueba emocionante de la nave número 11”, dijo John Insprucker, comentarista de lanzamiento de SpaceX, durante la transmisión. “La nave espacial 11 no regresará, no espere el aterrizaje”.

SpaceX apuesta a la mayor adquisición posible de datos durante cada una de estas experiencias de “salto”, en particular sobre el control sobre las aletas de maniobra que Starship usa para controlar su orientación y prepararse para ese aterrizaje suave. La compañía quiere estudiar esto con vuelos a baja altitud para tener los datos que necesita y acercarse cada vez más al objetivo final de volar la nave con seguridad, y antes de pasar a las pruebas de vuelo orbital más adelante.

Debido a las condiciones de niebla esta mañana en Texas en el sitio de lanzamiento, SpaceX no tuvo excelentes vistas de la prueba de vuelo, y la compañía aún no ha revelado qué salió mal durante la misión, pero investigará y compartirá detalles más adelante.

El CEO de SpaceX, Elon Musk, tuiteó esto poco después del incidente que hubo un problema en el segundo motor utilizado durante la quema de aterrizaje, y sería otra vez por deficiencia de presión:

Los tres motores Merlin del prototipo SN11 de SpaceX se dispararon durante el lanzamiento el 30 de marzo de 2021. (Crédito de la imagen: SpaceX)

Inspecciones de la FAA

Este vuelo, que es el segundo de este mes, estaba originalmente planeado para el lunes por la tarde, pero se retrasó cuando un inspector de la Administración Federal de Aviación (FAA) no pudo llegar a Boca Chica a tiempo para el vuelo. La agencia ahora requiere que un inspector esté en el lugar para todos los lanzamientos de Starship, de acuerdo con la última licencia de lanzamiento que se emitió el 12 de marzo. La licencia establece que cualquier vuelo de prueba puede tener lugar “solo cuando un inspector de seguridad de la FAA está presente en el lugar de lanzamiento y aterrizaje en Boca Chica”.

El cambio es una nueva política para este vuelo de prueba y se debe al hecho de que SpaceX violó su licencia de lanzamiento en diciembre durante el lanzamiento de su prototipo SN8. En diciembre, la FAA advirtió que el perfil de vuelo del SN8 excedía el riesgo máximo permitido para el público en caso de explosión. Ese vuelo de prueba terminó en una bola de fuego masiva, sin embargo, no hubo informes de daños a las propiedades de los vecinos de SpaceX.

Como resultado de esa explosión, la FAA le pidió a SpaceX que investigara la anomalía y retrasó el vuelo de su próximo prototipo, SN9. Después de una revisión exhaustiva del proceso operativo y de toma de decisiones de la compañía con respecto a su programa Starship, la FAA le dio a SpaceX el visto bueno para lanzar SN9 y SN10.